pj corrientes

El miércoles el peronismo correntino quedará acéfalo, ya que concluyen los mandatos de todas las autoridades. Ante la situación existen dos alternativas: una intervención judicial o la designación de un delegado normalizador. La suerte del PJ está en manos de José Luis Gioja.

El miércoles vencen los mandatos de las autoridades del Partido Justicialista correntino y no hay reemplazantes. La cuestión debe definirse de dos maneras: mediante un delegado normalizador o un interventor judicial.
La suerte del peronismo correntino está en las manos de José Luis Gioja, que esta semana retomará sus actividades como presidente del Consejo Nacional del PJ.
Gioja puede nombrar a un delegado normalizador y es a lo que se aspira, confirmó a El Litoral Matías Danuzzo, referente de la línea interna que representa a Rodríguez Sáa.
La otra posibilidad es que se deje naufragar al peronismo para que se concrete una intervención judicial por acefalía.
Según Danuzzo, los peronistas ya se encuentran en Buenos Aires intentando acordar quién sería el delegado normalizador que conduzca al partido hasta la realización de internas.
Entre los primeros nombres que se presumen pueden dirigir el partido, se mencionó a Luis Humberto Danuzzo y la senadora nacional Ana Almirón.
La cuestión debería definirse en las próximas horas, ya que de lo contrario sería la Justicia la que tome cartas en el asunto y designe a un interventor.
El Partido Justicialista debía realizar sus internas en marzo. Se estableció un cronograma y se avanzó, pero no pudieron sortear la cuestión del financiamiento y acordaron suspender la interna.
El actual presidente del PJ es Gerardo Bassi, ex intendente de Goya, quien llegó al mando luego de un acuerdo general por una lista única. Fue electo en 2015 y desde entonces no hubo proceso interno.
Pero la última vez que el peronismo eligió a sus autoridades fue en 2009 con el ex intendente Fabián Ríos que se impuso a Rubén Pruyas.
Desde entonces sólo hubo listas únicas. La crisis del PJ derivó en la autoproscripción del partido para las elecciones del 2 de junio. Nadie pudo usar la boleta y los sellos partidarios, algo que no había sucedido desde el retorno a la democracia.
La victoria de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner en las Paso oxigenó al peronismo correntino, ya que todos fueron encolumnados detrás de la fórmula presidencial.
Pese a las quejas por la prohibición de usar la boleta presidencial, las cuatro listas de precandidatos acataron la decisión nacional.
Otra de las cuestiones que debe resolver el delegado normalizador o interventor judicial es qué harán con los dirigentes díscolos con pedido de sanciones, entre ellos el senador nacional Carlos “Camau” Mauricio Espínola.
Camau se mostró junto al senador nacional Miguel Angel Pichetto, candidato a vicepresidente de Mauricio Macri. Además el ex intendente de Corrientes desoyó todos los mandatos partidarios desde que asumió como senador
El Litoral