Paraguay

Sólo se podrá salir del domicilio para la compra de alimentos, de medicamentos y de artículos de limpieza. Así lo anunció este miércoles el Poder Ejecutivo. La medida regirá hasta el próximo 4 de abril.
Tal como días atrás lo anticipara el ministro de Salud de Paraguay, Julio Borba, el Gobierno paraguayo anunció este miércoles las restricciones sanitarias por la Semana Santa.

Si bien Borba había anticipado una cuarentena total en varios puntos del país, finalmente desde el próximo sábado 27 de marzo, hasta el domingo 4 de abril inclusive, quedan suspendidas todas las actividades de entretenimiento y ocio en territorio paraguayo, y la población sólo podrá salir de sus casas para el traslado de personas enfermas o lesionadas, o para la compra de alimentos.

En conferencia de prensa en el Palacio de López, el jefe de Gabinete, Hernán Huttemann, dio a conocer un nuevo decreto presidencial que establece restricciones a la circulación de personas y la realización de eventos culturales a partir de la hora 0 del sábado 27 y durante ocho días. La medida es para intentar controlar el marcado aumento de casos de COVID-19 y prevenir más contagios durante la Semana Santa.

Respecto a los sectores que quedan exceptuados para quienes cumplen funciones impostergables, como los servicios de salud pública y privada, así como los que trabajan en asistencia de personas con discapacidad, afectadas por enfermedades, personas adultas mayores y niños.

También se encuentran dentro de las excepciones los comercios esenciales como los supermercados, despensas y farmacias. También se prevé que los comercios no esenciales continúen trabajando durante las 24 horas en la modalidad a domicilio vía delivery, así como los locales gastronómicos en la modalidad para llevar a la casa o entrega a domicilio.

La norma también prohíbe la circulación de colectivos de transporte público de media y larga distancia entre los centros urbanos y el interior del país, aunque sí funcionarán en las áreas metropolitanas pero las unidades no podrán llevar ningún pasajero parado. Mientras que transportes de plataformas como Uber, Bolt y MUV podrán operar siempre y cuando los pasajeros realicen movimientos por razones esenciales.

Asimismo, continuará la ejecución de obras públicas y de obras civiles y se garantiza que no se cortarán las cadenas de pagos. Igualmente, se mantendrá el servicio de transporte fluvial, terrestre de carga así como el servicio aduanero.

Además el servicio de hospedaje estará habilitado sólo para las personas que vivan en el mismo departamento y para quienes realizaron una reservación previa a las nuevas medidas restrictivas. Quedan prohibidos los eventos dentro de los hospedajes.

Finalmente, las fronteras permanecerán abiertas con control más estricto. Militares y personal de sanidad verificarán la circulación toda vez que sea de alguna actividad esencial.

En cuanto a la educación superior, se seguirán impartiendo clases en la modalidad a distancia o virtual. Las actividades impostergables relacionadas al comercio exterior continuarán como las industrias en general y su cadena logística.